Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

OPERACIÓN MATIENZO

Primer Lanzamiento de cohetes-sonda en la Antártida Argentina

En el afán de contribuir al conocimiento de la atmósfera que nos rodea y realizar un modesto aporte al saber universal, la AERONÁUTICA ARGENTINA, por intermedio de sus organismos especializados, concibió y planifico la "Operación Matienzo". El objetivo de dicha operación era medir la radiación cósmica mediante cohetes lanzados en forma simultanea en la Base Matienzo, en la Antártida, y en el Centro de Experimentación y Lanzamientos de Proyectiles Autopropulsados (CELPA), en Chamical (La Rioja).

Planificación de la Experiencia

Ya en septiembre de 1963 comenzó a tomar forma en el Instituto de Investigación Aeronáutica y Espacial (IIAE) de DINFIA, la idea de realizar tal experiencia científica. Se había trabajado intensamente en el diseño de cohetes; sus laboratorios de electrónica, materiales, sus túneles de viento y bancos de ensayo, eran una buena base para comenzar. Y además, se contaba con un equipo veterano en planificar y realizar tareas de lanzamientos de cohetes, tanto nacionales como extranjeros, a través de una intensa actividad desplegada en Chamical. desde hacia 3 años.

Era necesario contar con: 

1- Un vehículo portador ( cohete)

2- La carga útil para la medición del parámetro

3- Los equipos de apoyo terrestres especiales para el lanzamiento

4- Un equipo de personal entrenado

5- El apoyo logístico de una base, meteorológica, comunicaciones, etc

6- El transporte necesarios para llegar desde el continente, a la Península Antártica ( Base "Matienzo")

Como vehículo portador se pensó en el cohete Gamma Centauro, diseñado y construido en el Grupo "Desarrollos Espaciales del IIAE (DINFIA) de Córdoba. 

La carga útil fue desarrollada por los Laboratorios de Radiaciones y Electrónica del IIAE. Dicha carga consiste en un cristal plástico montado sobre un foto tubo, y cuya función es convertir la energía electromagnética de radiación en energía luminosa. Esta excita el foto tubo, dando un pulso de tensión a la salida del mismo. Este pulso es amplificado y conformado hasta llevarlo al orden de los 6 voltios y 100 microsegundos de duración. Esta señal, conformada y amplificada, se amplia a la etapa moduladora del transmisor telemétrico, modulando en amplitud la portadora que trabaja en la frecuencia de 120.1 Mc/seg.

La carga útil iba montada en la parte anterior del cohete, cubierta por una ojiva de plástico. Forma una sola unidad con el paracaídas, alojado en un recipiente cilíndrico de aluminio y este conjunto unido por un aro especial al motor-cohete, se separa en el ápice de la trayectoria.

Los equipos de apoyo terrestre debieron diseñarse y ensayarse especialmente para las concisiones de bajas temperaturas en que debían operar, y llenar el requerimiento de ser livianos, portátiles,  y fáciles de transportar por vía aérea.

La rampa de lanzamientos estaba constituida por cinco tramos de estructura tubular soldada, apoyada sobre patas aptas para ser instaladas en la nieve, con un peso total de 180 Kg.

Los motores-cohetes debían ser mantenidos a temperatura entre + 20 °C y + 30 °C, por lo cual fue necesario diseñar un equipo de calefacción. Un cajón, aislado térmicamente, permitió conservar esas temperaturas durante varias horas con anterioridad al lanzamiento, mediante el aporte controlado de aire caliente impulsado por un ventilador eléctrico.

La estación telemétrica terrestre contaba de los siguientes elementos: receptor Nema-Clarke 1306-A; grabador Phillips EL 1334, de 4 canales, antena Yaghi, de 10 elementos; dipolo y fuente de alimentación de 220 V, c, a y 50 c/seg. 

El personal, bajo las ordenes las órdenes de un director de lanzamientos, formo los siguientes grupos de trabajo: a) equipo de montaje y lanzamiento; b) equipo de cálculo de trayectoria y seguridad; c) equipo de telemetría, y receptora en tierra.

Las experiencias de la Pampa de Achala y Chamical permitieron formar un grupo adiestrado, pero ahora el terreno de operaciones era muy distinto; se debía operar en la nieve y en el hielo, en condiciones de baja temperatura. Por esa razón se planificó y ejecutó la Operación " Inca", cumplida a fines de julio de 1964, e Puente del Inca (Mendoza), y en esa circunstancia se probaron los equipos de la base móvil , el cohete, la carga útil y, sobre todo, el personal que debió actuar en condiciones similares a las que luego encontraría en la Antártida. Allí. en Mendoza, se hizo práctica de esquí, manejo de trineos, marchas sobre hielo, supervivencia y, por supuesto la operación de temperaturas muy bajas.

 

 
Día Hora Vehículo Portador Carga Útil Temperatura del Ambiente Viento Medición Efectuada

Temp. del Grano al Lanzamiento

1° Etapa 2° Etapa
6 Feb. 11:30 Cohete Alfa Centauro N° 14 T 3C-MR 2

I.I.A.E.

+ 3.5 °C 2 m/seg. Radiaciones 21 °C 27 °C
6 Feb. 19:00 Cohete Alfa Centauro N° 16 T 3C-MR 3

I.I.A.E.

+ 4 °C Calmo Radiaciones 25° C 28 °C
7 Feb. 14:00 Globo de Neoprene G-1

Univ. Nac. Tucumán

+ 3 °C 3 m/seg. Radiaciones - -
8 Feb. 14:00 Globo de Neoprene G-2

Univ. Nac. Tucumán

 

+ 4 °C 2.5 m/seg. Radiaciones - -
8 Feb. 19:01 Cohete Alfa Centauro N° 15 T 3b-

I.I.A.E.

+ 2.5 °C 4 m/seg. Temperaturas 24 °C 26 °C

 

Fuente: Revista Aerosespacio Julio 1965

Ultima Actualización: 5/03/2005

Rubén Nordinelli, toda asociación, grupos, personas, sites web nombrados  &  web hosting, no se hacen responsables, por  la mala utilización de la información vigente en www.los-cohetes.8k.com y/o sus derivados. Si Ud. desea utilizar alguna información, hágamelo saber.